Velocidad abstracta + pintura sonora de giacomo balla

Giacomo Balla fue uno de los principales miembros del movimiento futurista italiano. Artista autodidacta, estudió durante un tiempo en la Accademia Albertina de Turín y se trasladó a Roma en 1895. En 1900 vivió unos meses en París, donde visitó la Exposición Universal. Quedó impresionado por la vida en la gran metrópoli y estudió los cuadros neoimpresionistas de Georges Seurat, Paul Signac y Henri-Edmond Cross. A su regreso a Roma, difundió la técnica divisionista entre jóvenes artistas como Umberto Boccioni, Gino Severini y Mario Sironi.

En 1910, Balla se unió al movimiento futurista firmando La pittura futurista Manifesto tecnico, pero sus obras no se mostraron en las exposiciones del grupo hasta 1912. En las obras realizadas en este periodo, Balla se esforzó por representar el movimiento y la velocidad, basándose en las cronofotografías de Étienne-Jules Marey. A partir de 1913 sus composiciones se volvieron más abstractas, y la representación de la descomposición del movimiento dio paso a nuevas estructuras en espiral, y el estudio del movimiento fue sustituido por un análisis de la deconstrucción de la luz. En 1915 firmó con Fortunato Depero el manifiesto Reconstrucción Futurista del Universo, que extendía los principios futuristas a todos los aspectos de la vida cotidiana.

Carlo carrà

Nacido en Turín en 1871, Giacomo Balla perdió a su padre, un químico industrial, a la edad de nueve años. La situación económica de la familia pronto se volvió precaria y el joven Giacomo se vio obligado a trabajar en un taller de litografía.

En 1900, viaja a París para ver la Exposición Universal. Fascinado y confundido a partes iguales por aquella metrópoli, acabó quedándose casi un año. Fue allí donde vio los experimentos de cronofotografía del científico francés Etienne-Jules Marey. Estos experimentos registran etapas sucesivas e instantáneas de movimiento en una sola placa fotográfica.

Giacomo Balla (1871-1958), Cantano i tronchi, 1906. Pastel sobre papel. 100 x 126,5 cm. Estimación: 80.000-120.000 euros. Ofrecido en la Venta Nocturna de Milán del siglo XX/21 el 16 de noviembre de 2021 en Christie’s de Milán

En los primeros años del siglo XX, Balla cayó bajo el hechizo del Divisionismo. Se trata de un movimiento radical italiano, llamado así por el uso que sus artistas hacían de las pinceladas «divididas» (es decir, individuales) de colores no mezclados. La idea era que estas pinceladas se fundían ópticamente a cierta distancia, lo que daba lugar a una luminosidad máxima.

Umberto boccioni

Giacomo Balla (18 de julio de 1871 – 1 de marzo de 1958) fue un pintor, profesor de arte y poeta italiano, conocido por ser uno de los principales defensores del futurismo. En sus cuadros representaba la luz, el movimiento y la velocidad. Se preocupaba por expresar el movimiento en sus obras, pero, a diferencia de otros futuristas destacados, no se interesaba por las máquinas o la violencia, y sus obras tendían a ser ingeniosas y caprichosas[1].

Las obras más famosas de Balla, como su Dinamismo de un perro con correa, de 1912, son esfuerzos por expresar el movimiento -y, por tanto, el paso del tiempo- a través de la pintura. Una de las principales inspiraciones de Balla fue la cronofotografía de Étienne-Jules Marey[7][8][9].

Dinamismo de un perro con correapintura de giacomo balla

Llevo mucho tiempo pensando en escribir un post dedicado a la obra y la vida de Giacomo Balla, porque fue uno de los artistas más importantes del siglo XX, que durante toda su vida siguió experimentando nuevos lenguajes artísticos y tratando de encontrar nuevas formas de expresar su creatividad.

Giacomo Balla nació en Turín el 18 de julio de 1871, y allí estudió Bellas Artes en el instituto y luego asistió a la Accademia Albertina di Belle Arti («Academia Albertina de Bellas Artes»). Al mismo tiempo, trabajó en una imprenta de litografía antes y en un estudio de fotografía después.

En Roma, Giacomo Balla trabajó durante algunos años como ilustrador, caricaturista y retratista, y en 1899 sus obras se expusieron en la Bienal de Venecia y en la Exposición Internacional de Bellas Artes celebrada en Roma.

Balla decidió marcharse a París, donde estudió las técnicas impresionistas, quedó fascinado por las obras del postimpresionismo, estudió a fondo la fotografía y se dedicó asiduamente a la pintura divisionista.

Por admin

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad