Caligrafía islámica

El Islam es una religión monoteísta y abrahámica articulada por el Corán, un libro considerado por sus seguidores como la palabra textual de Dios (Alá) y las enseñanzas de Mahoma , considerado el último profeta de Dios. Un seguidor del Islam se llama musulmán.

La mayoría de los musulmanes son de dos denominaciones: Suníes (75-90%),[7] o chiíes (10-20%). Sus conceptos y prácticas religiosas esenciales incluyen los cinco pilares del Islam, que son conceptos básicos y actos de culto obligatorios, y el seguimiento de la ley islámica, que afecta a todos los aspectos de la vida y la sociedad. Los cinco pilares son:

El arte islámico abarca las artes visuales producidas a partir del siglo VII por los musulmanes y los no musulmanes que vivían en el territorio habitado o gobernado por poblaciones culturalmente islámicas. Se trata, por tanto, de un arte muy difícil de definir porque abarca unos 1.400 años y abarca muchas tierras y poblaciones. Este arte tampoco es de una religión, una época, un lugar o un medio concreto. En cambio, el arte islámico abarca una serie de campos artísticos que incluyen la arquitectura, la caligrafía, la pintura, el vidrio, la cerámica y los textiles, entre otros.

Mustafa râkim

El arte islámico abarca las artes visuales producidas desde el siglo VII de nuestra era por los pueblos que vivían en los territorios habitados. [1] El arte islámico es un concepto utilizado por primera vez por los historiadores del arte occidentales desde finales del siglo XIX y se refiere a las tradiciones características de una amplia gama de tierras, periodos y géneros. 2] El arte islámico público es tradicionalmente no representativo, excepto por el uso generalizado de formas vegetales, normalmente en variedades del arabesco en espiral. A menudo se combinan con la caligrafía islámica, los motivos geométricos en estilos que se encuentran típicamente en una amplia variedad de medios, desde pequeños objetos en cerámica o metalistería hasta grandes esquemas decorativos en azulejos en el exterior e interior de grandes edificios, incluidas las mezquitas. Otras formas de arte islámico son la pintura islámica en miniatura, los objetos como el vidrio o la cerámica islámicos y las artes textiles, como las alfombras y los bordados.

Los primeros desarrollos del arte islámico estuvieron influenciados por el arte romano, el arte paleocristiano (especialmente el bizantino) y el arte sasánida, con influencias posteriores de las tradiciones nómadas de Asia Central. El arte chino tuvo una importante influencia en la pintura, la cerámica y los textiles islámicos[3]. Desde sus inicios, el arte islámico se basó en la versión escrita del Corán y otras obras religiosas fundamentales, lo que se refleja en el importante papel de la caligrafía, que representa la palabra como medio de revelación divina[4][5].

Qutab minar

Un tema importante que hay que tratar antes de entrar en el debate sobre el arte islámico es una breve historia de la propia fe, explicando que -junto con el judaísmo y el cristianismo- el islam es una de las principales religiones monoteístas del mundo. Como la más joven de las tres, el islam se concibe a sí mismo como una culminación universal de las profecías de estas religiones anteriores, incorporando a figuras como Abraham y Jesús como primeros profetas. Mostrando una imagen de la Kaaba en La Meca se introduce la importancia de este lugar para los musulmanes. Esto dará lugar a un debate sobre la orientación de los elementos importantes de la mezquita, como el Mihrab que indica la dirección hacia La Meca, que tocará más adelante con más detalle durante la clase. A continuación, pregunte a la clase qué significa exactamente el término «arte islámico». En este caso, puede señalar la diversidad temporal y geográfica de los materiales que podrían incluirse en esa frase, que podría acompañarse de imágenes más familiares como la Cúpula de la Roca de Jerusalén (691dC) y el Taj Mahal de la India (1632-53dC). Con ellas, puedes explicar que el arte islámico es un concepto moderno creado por los historiadores del arte en el siglo XIX para categorizar y estudiar el material producido bajo los pueblos islámicos surgidos de Arabia en el siglo VII.

Modelos de arte islámico

El arte islámico abarca las artes visuales producidas desde el siglo VII de nuestra era por los pueblos que vivían en los territorios habitados. [1] El arte islámico es un concepto utilizado por primera vez por los historiadores del arte occidentales desde finales del siglo XIX y se refiere a las tradiciones características de una amplia gama de tierras, periodos y géneros[2] El arte islámico público es tradicionalmente no representativo, excepto por el uso generalizado de formas vegetales, normalmente en variedades del arabesco en espiral. A menudo se combinan con la caligrafía islámica, los motivos geométricos en estilos que se encuentran típicamente en una amplia variedad de medios, desde pequeños objetos en cerámica o metalistería hasta grandes esquemas decorativos en azulejos en el exterior e interior de grandes edificios, incluidas las mezquitas. Otras formas de arte islámico son la pintura islámica en miniatura, los objetos como el vidrio o la cerámica islámicos y las artes textiles, como las alfombras y los bordados.

Los primeros desarrollos del arte islámico estuvieron influenciados por el arte romano, el arte paleocristiano (especialmente el bizantino) y el arte sasánida, con influencias posteriores de las tradiciones nómadas de Asia Central. El arte chino tuvo una importante influencia en la pintura, la cerámica y los textiles islámicos[3]. Desde sus inicios, el arte islámico se basó en la versión escrita del Corán y otras obras religiosas fundamentales, lo que se refleja en el importante papel de la caligrafía, que representa la palabra como medio de revelación divina[4][5].

Por admin

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad