reptiles m.c. escher

Representa un mundo en el que no se aplican las leyes normales de la gravedad. La estructura arquitectónica parece ser el centro de una comunidad idílica, en la que la mayoría de sus habitantes se dedican despreocupadamente a sus asuntos ordinarios, como cenar. Hay ventanas y puertas que conducen a entornos exteriores similares a un parque. Todas las figuras están vestidas con un atuendo idéntico y tienen cabezas sin rasgos en forma de bulbo. Personajes idénticos como éstos pueden encontrarse en muchas otras obras de Escher.

En el mundo de la Relatividad, hay tres fuentes de gravedad, cada una de ellas ortogonal a las otras dos. Cada habitante vive en uno de los pozos de gravedad, donde se aplican las leyes físicas normales. Hay dieciséis personajes, repartidos entre cada fuente de gravedad, seis en una y cinco en las otras dos. La aparente confusión de la litografía se debe a que las tres fuentes de gravedad están representadas en el mismo espacio.

La estructura tiene siete escaleras, y cada una de ellas puede ser utilizada por personas que pertenecen a dos fuentes de gravedad diferentes. Esto crea fenómenos interesantes, como en la escalera superior, donde dos habitantes utilizan la misma escalera en la misma dirección y en el mismo lado, pero cada uno utilizando una cara diferente de cada peldaño; así, uno desciende la escalera mientras el otro la sube, incluso moviéndose en la misma dirección casi uno al lado del otro. En las otras escaleras, los habitantes son representados subiendo las escaleras al revés, pero basándose en su propia fuente de gravedad, están subiendo normalmente.

belvederem. c. escher

Maurits Cornelis Escher (pronunciación holandesa: [ˈmʌurɪts kɔrˈneːlɪs ˈɛsxər]; 17 de junio de 1898 – 27 de marzo de 1972), o comúnmente M. C. Escher, fue un artista gráfico holandés que realizó xilografías, litografías y mezzotintas de inspiración matemática.

En su obra aparecen objetos y operaciones matemáticas, como objetos imposibles, exploraciones del infinito, reflexiones, simetrías, perspectivas, poliedros truncados y estrellados, geometría hiperbólica y teselaciones. Aunque Escher creía que no tenía ninguna habilidad matemática, se relacionó con los matemáticos George Pólya, Roger Penrose, Harold Coxeter y el cristalógrafo Friedrich Haag, y realizó sus propias investigaciones sobre el teselado.

Al principio de su carrera se inspiró en la naturaleza, realizando estudios de insectos, paisajes y plantas como los líquenes, que utilizó como detalles en sus obras. Viajó por Italia y España, donde dibujó edificios, paisajes urbanos, arquitectura y los mosaicos de la Alhambra y la Mezquita de Córdoba, y se interesó cada vez más por su estructura matemática.

wikipedia

Maurits Cornelis Escher es uno de los artistas más reconocidos por sus paradojas espacio-temporales. Nacido en Leeuwarden en 1898, sus obras fusionan la arquitectura con la pintura para dar lugar a ilusiones ópticas, mundos utópicos y espacios abstractos. Douglas Hofstadter lo describió como «el creador de algunos de los dibujos más intelectualmente estimulantes de todos los tiempos. Muchos de ellos tienen como raíz la paradoja, la ilusión o el doble sentido». Para el filósofo estadounidense, en los dibujos de Escher hay algo más que simetría: hay una idea subyacente ejecutada de forma artística. Para conmemorar el aniversario de la muerte de Escher (27 de marzo de 1972), recordamos 10 de sus obras más simbólicas.

Cuando el miembro más joven de la familia Escher decidió abandonar las clases de arquitectura, recibió el apoyo del maestro Samuel Jesserun de Mesquita para continuar su formación. Escher vivió en Arnhem, Italia, Suiza y Granada. Sin embargo, fue en la Alhambra, la ciudad palatina, donde se inspiró para crear su estilo ornamental; también tomó detalles decorativos, patrones y figuras geométricas de los mosaicos de las paredes del Generalife (Granada) y la Mezquita de Córdoba (Córdoba). Durante la Segunda Guerra Mundial, Baarn se convirtió en su hogar; sus intereses artísticos pasaron del paisajismo a la introspección de la mente humana.

wikipedia

Maurits Cornelis Escher es uno de los artistas más reconocidos por sus paradojas espacio-temporales. Nacido en Leeuwarden en 1898, sus obras fusionan la arquitectura con la pintura para dar lugar a ilusiones ópticas, mundos utópicos y espacios abstractos. Douglas Hofstadter lo describió como «el creador de algunos de los dibujos más intelectualmente estimulantes de todos los tiempos. Muchos de ellos tienen como raíz la paradoja, la ilusión o el doble sentido». Para el filósofo estadounidense, en los dibujos de Escher hay algo más que simetría: hay una idea subyacente ejecutada de forma artística. Para conmemorar el aniversario de la muerte de Escher (27 de marzo de 1972), recordamos 10 de sus obras más simbólicas.

Cuando el miembro más joven de la familia Escher decidió abandonar las clases de arquitectura, recibió el apoyo del maestro Samuel Jesserun de Mesquita para continuar su formación. Escher vivió en Arnhem, Italia, Suiza y Granada. Sin embargo, fue en la Alhambra, la ciudad palatina, donde se inspiró para crear su estilo ornamental; también tomó detalles decorativos, patrones y figuras geométricas de los mosaicos de las paredes del Generalife (Granada) y la Mezquita de Córdoba (Córdoba). Durante la Segunda Guerra Mundial, Baarn se convirtió en su hogar; sus intereses artísticos pasaron del paisajismo a la introspección de la mente humana.

Por admin

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad