ejemplos de arte tenebrista

Otra obra inquietante de Georges de la Tour en su estilo tenebrista es Cristo en el taller de carpintería, terminada en 1645 y que cuelga en el Museo del Louvre de París.    Se trata de una representación de José, descendiente de la casa de David, esposo de María y «padre adoptivo» de Cristo, que era carpintero en Jerusalén. En la representación de Georges de la Tour vemos a José inclinado hacia delante, ocupado en taladrar un agujero en un bloque de madera con su taladro, cuya forma refleja la de una cruz.    Está en su taller vigilado por Jesús, cuyo rostro resplandece en el gran marco.    Una vez más, la representación de los dos personajes está envuelta en la oscuridad y sólo sus rostros y la parte superior de sus cuerpos están iluminados por la llama de la vela que sostiene el muchacho.

Jesús está sentado y sostiene una vela para iluminar lo que hace José.    Casi parece que es el rostro de Jesús el que ilumina la escena y no la luz de la vela.    El acto de sostener la luz para que José la vea tiene una referencia alegórica a que Jesucristo es la Luz del Mundo, como se menciona en el Nuevo Testamento (Juan 8:12):

gerard van honthorst

El tenebrismo, del italiano tenebroso («oscuro, sombrío, misterioso»), también llamado ocasionalmente iluminación dramática, es un estilo de pintura que utiliza un claroscuro especialmente pronunciado, en el que hay violentos contrastes de luz y oscuridad, y en el que la oscuridad se convierte en una característica dominante de la imagen. La técnica se desarrolló para añadir dramatismo a una imagen mediante un efecto de iluminación,[1] y es común en las pinturas barrocas. El tenebrismo se utiliza sólo para obtener un impacto dramático, mientras que el claroscuro es un término más amplio, que abarca también el uso de contrastes de luz menos extremos para aumentar la ilusión de tridimensionalidad.

El Greco pintó tres versiones de una composición con un niño, un hombre y un mono agrupados en la oscuridad alrededor de una única llama. Entre los artistas tenebristas más conocidos se encuentran: Los seguidores italianos y holandeses (la Escuela de Utrecht) de Caravaggio, Francisco Ribalta, Jusepe de Ribera y sus seguidores españoles.

El tenebrismo se aplica con mayor frecuencia a los pintores españoles del siglo XVII. A veces se aplica a otros pintores del siglo XVII en lo que se ha llamado la «tradición de las velas». Entre ellos se encuentran Georges de La Tour, que pintó muchas obras iluminadas con una sola vela, Trophime Bigot, Gerrit van Honthorst y Rembrandt. En Flandes, Adam de Coster fue reconocido como uno de los principales tenebristas que destacó en las escenas en las que una sola vela tiene su luz bloqueada por un objeto[3] El artista holandés Godfried Schalcken pintó muchas escenas iluminadas con velas. Los pintores nórdicos (pero no siempre Rembrandt) a menudo consiguen un ambiente de quietud y tranquilidad a través de su iluminación extrema, más bien lo contrario de la impresión que pretendían los pintores españoles. Suelen interesarse tanto por las zonas del cuadro muy poco iluminadas como por las iluminadas con focos, y su luz se difunde suavemente por gran parte de la superficie del cuadro.

características del tenebrismo

El tenebrismo, del italiano tenebroso («oscuro, sombrío, misterioso»), también llamado ocasionalmente iluminación dramática, es un estilo de pintura que utiliza un claroscuro especialmente pronunciado, en el que hay violentos contrastes de luz y oscuridad, y en el que la oscuridad se convierte en una característica dominante de la imagen. La técnica se desarrolló para añadir dramatismo a una imagen mediante un efecto de iluminación,[1] y es común en las pinturas barrocas. El tenebrismo se utiliza sólo para obtener un impacto dramático, mientras que el claroscuro es un término más amplio, que abarca también el uso de contrastes de luz menos extremos para aumentar la ilusión de tridimensionalidad.

El Greco pintó tres versiones de una composición con un niño, un hombre y un mono agrupados en la oscuridad alrededor de una única llama. Entre los artistas tenebristas más conocidos se encuentran: Los seguidores italianos y holandeses (la Escuela de Utrecht) de Caravaggio, Francisco Ribalta, Jusepe de Ribera y sus seguidores españoles.

El tenebrismo se aplica con mayor frecuencia a los pintores españoles del siglo XVII. A veces se aplica a otros pintores del siglo XVII en lo que se ha llamado la «tradición de las velas». Entre ellos se encuentran Georges de La Tour, que pintó muchas obras iluminadas con una sola vela, Trophime Bigot, Gerrit van Honthorst y Rembrandt. En Flandes, Adam de Coster fue reconocido como uno de los principales tenebristas que destacó en las escenas en las que una sola vela tiene su luz bloqueada por un objeto[3] El artista holandés Godfried Schalcken pintó muchas escenas iluminadas con velas. Los pintores nórdicos (pero no siempre Rembrandt) a menudo consiguen un ambiente de quietud y tranquilidad a través de su iluminación extrema, más bien lo contrario de la impresión que pretendían los pintores españoles. Suelen interesarse tanto por las zonas del cuadro muy poco iluminadas como por las iluminadas con focos, y su luz se difunde suavemente por gran parte de la superficie del cuadro.

diego velázquez

El tenebrismo, del italiano tenebroso, (también llamado iluminación dramática) es un estilo de pintura que utiliza violentos contrastes de luz y oscuridad. Se trata de una forma exagerada de claroscuro, que crea la apariencia de figuras que emergen de la oscuridad. El término es menos utilizado por los historiadores del arte en las últimas décadas, y carece de una definición clara; se aplica con mayor frecuencia a los pintores españoles, especialmente del siglo XVII, cuando es capitalizado por algunos historiadores del arte, y no por otros.

«Con Caravaggio la luz aísla; no crea ni espacio ni atmósfera. La oscuridad en sus cuadros es algo negativo; la oscuridad está donde no está la luz, y es por esta razón que la luz incide sobre sus figuras y objetos como sobre formas sólidas e impenetrables, y no las disuelve, como ocurre en la obra de Tiziano, Tintoretto y Rembrandt» Rudolf Wittkower, Art and Architecture in Italy, 1600-1750, 3ª ed. 1973, Penguin.

El término suele aplicarse a los artistas del siglo XVII en adelante, aunque Tintoretto y El Greco se describen a veces como tenebristas. El Greco pintó tres versiones de una composición con un niño, un hombre y un mono agrupados en la oscuridad alrededor de una sola llama. Entre los artistas tenebristas más conocidos se encuentran: Caravaggio, al que se considera generalmente como el popularizador de la técnica, sus seguidores italianos y holandeses (la Escuela de Utrecht), y en particular Francisco Ribalta, Jusepe de Ribera y sus seguidores españoles. A veces se aplica a Georges de La Tour, que pintó muchas imágenes iluminadas por una sola vela, y a Rembrandt.

Por admin

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad